E

l 4 y 5 de noviembre distintos sindicalistas y trabajadores de los estados de Missouri, Illinois e Indiana (en los los Estados Unidos) se reunían en la ciudad de St. Louis para discutir acerca de la situación del movimiento obrero en su país y la necesidad de agrupar y coordinar a las distintas corrientes clasistas y grupos de trabajadores que dentro del movimiento sindical estadounidense luchan contra la burocracia y el capitalismo. A este encuentro fue invitado el Frente Revolucionario de Trabajadores de Empresas en Cogestión y Ocupadas (FRETECO) con el fin de explicar el proceso revolucionario en Venezuela y la lucha de los trabajadores de las empresas ocupadas y recuperadas por avanzar hacia el control obrero y el socialismo así como para difundir el Encuentro panamericano de trabajadores que se realizara en Joinville (Brasil) el 8, 9 y 10 de diciembre de este año.

St.Louis es una ciudad industrial situada a orillas del mítico Río Mississipi. El peso de la clase obrera se nota en cuanto uno llega a la ciudad. Además de la principal planta de producción de la cerveza Budweiser, en St.Louis existe una planta de la Chrysler con más de 3.000 trabajadores y otras muchas industrias de importancia que agrupan a decenas de miles de trabajadores La reunión se celebró en la sede del sindicato de trabajadores de correos de la ciudad, en una calle que alguno de los prsentes bautizó como “la calle de los sindicatos”, ya que en la misma avenida se sucedían, una tras otra, las sedes de los diferentes sindicatos y federaciones.

Sindicalistas de base estadounidenses contra la burocracia sindical

El encargado de abrir el acto, organizado bajo el lema “Aprender las lecciones del pasado para las luchas de hoy” fue Tim Kaminski, destacado sindicalista local del sindicato de trabajadores del automóvil (UAW) y “commiteeman” elegido por los trabajadores de la Chrysler. La figura del “commiteeman” es una conquista lograda por los trabajadores en los años 30 que los trabajadores del automóvil han logrado mnatener hasta hoy. Son delegados elegidos directamente por los trabajadores en la fábrica para representarles. Tim, que tambièn es uno de los impulsores de la Campaña “Manos Fuera de Venezuela” (“Hands off Venezuela”) en esta zona del país, presentó a los distintos participantes en el acto y resumió los objetivos del mismo. “Muchas veces cuando hablamos de los sindicatos hablamos en realidad de los dirigentes, pero los dirigentes no son el sindicato, el sindicato somos los trabajadores”.

Otro de los organizadores de la reunión era Steve Zeltzer, impulsor de la Coalición de Acción laboral (Action Labor Conference) y difusor de luchas obreras nacionales e internacionales a través de una red de difusión de documentales sobre la lucha de los trabajadores y uno de los organizadores del Labor Fest, que en julio de este año organizó la proyección de videos sobre luchas de los trabajadores de todo el mundo en la ciudad de San Francisco (California). Steve destacó la necesidad de organizar una red nacional que sirviese como base para estructurar y organizar a los sectores de la base de los sindicatos estadounidenses que se oponen a las polìticas claudicantes y pro-capitalistas de la dirección. “Desde la Action Labor Confrence tenemos otra visión, la gente que va a hablar hoy es gente de la base, que está en contacto permanente con los trabajadores, y no arriba, alejados de su sentir e intereses”.

Zeltzer planteó que existe un bloqueo informativo contra todas las luchas obreras que se producen tanto en los EE.UU como fuera del país e insistió en la necesidad de romper ese bloqueo mediante una red de solidaridad e información que coordinase todas estas luchas obreras. “Nadie nos va a regalar nada, nadie lo va a hacer por nosotros, la única manera de cambiar lo que ocurre en este país es si la clase obrera americana se organiza para hacerlo”.

Las luchas obreras en los Estados Unidos y la falta de uan organización que las unifique

Steve explicó varias luchas obreras que han tenido lugar durante los últimos años y meses en los Estados Unidos pero explicó que unos trabajadores en lucha ni siquiera conocían la lucha de otros. Este bloqueo de los capitalistas, con la ayuda de las cúpulas sindicales, que no hacen nada contra esta situación, es una de las principales armas con las que los empresarios intentan impediur que los trabajadores estadounidenses descubran su enorme fuerza y puedan unificar sus luchas. “En estos momentos, más de 15.000 trabajadores de la Good Year están en huelga en este país, la empresa ha pedido un préstamo de 1.000 millones de dólares con el único objetivo de impedir la difusión de esta lucha. Bloquear la información y si no pueden atacar, desprstigiar y calumniar a los trabajadores”. Zeltzer propuso la realización de asambleas obreras, la difusión d ela lucha por internet y la formación de los trabajadores en el acceso a la red como necesidades que tiene el movimiento hacia la izquierda que existe en la base d elos sindicatos americanos para difundir estas luchas entre el conjunto de la clase obrera.

Mike Griffin, diigente de una huelga histórica de los Teamsters (gandoleros) en los 80 y hoy organizador de la Fundación de Formación para los trabajadores “War Zone” explicó los orígenes y desarrollo de esa histórica lucha que se prolongó durante tres años. Griffin destacó dos aspectos claves de la lucha, que crearon una red de información y la solidaridad nacional e internacional, creamos grupos de apoyo a la huelga en 87 ciudades de todo el mundo. “Muchas veces, explicó Griffin, cuando nos enteramos de una lucha, los trabajadores llevan ya bastante tiempo luchando aislados, están desgastados y la lucha se hace mucho más difícil. Tenemos que basarnos en la fuerza organizada de la clase, si tenemos que negociar o ir a hacer un reclamo al patrón no podemos mandar a una comisión de 8 con un abogado, debemos movilizar a todos los trabajadores y tomar las calles. Perseguir al patrón a sus actos sociales, ir a la puerta de su club, de su Iglesia difundir la lucha y que todo el mundo la conozca”

“Tenemos que frenar la historia de derrotas de los últimos años, pero vamos a poder hacerlo con estos dirigentes. Ellos llevan trajes de 2.000 dólares y zapatos Gucci. Ellos son una cosa y nosotros otra completamente distinta El cambio tiene que venir d enosotros, las bases. Nosotros luchamos por sacar a los viejos dirigentes de la AFL-CIO y elegimos a John Sweeney pero 30 segundos después de elegirle ya nos había dado la espalda y empezado a negociar con los patronos. Tenemos que luchar por ser nosotros mismos, los trabajadores, la dirección de los sindicatos. Este país necesita una revolución, este movimiento sindical necesita una revolución”

Tina Battefeld de la Union 484 de Meridosia, explicó la lucha de Celanese, y cómo buscaron la solidaridad de otros trabajadores y marcharon hasta la sede cnetral de la compañía en New Jersey. “Estaban tan preocupados que llamaron atodas las sedes”. Pero los dirigentes sindicales no hicieron nada por apoyar y extender la lucha y la empresa utilizando esquiroles y otras prsiones logró que al final la mayoría de la plantilla volviese al trabajo “Yo voté en contra del acuerdo, dice Tina, pero la mayoría votó a favor. Ahora el ambiente en la empresa es insoportable, tenemos que trabajar con los esquiroles

Orgullo y Tradición... de la clase obrera americana

Dave Sladky fue trabajador de la Budweiser, la principal empresa cervecera americana, que emplea a varios miles de trabajadores en su gigantesca factoría en St. Louis. Se trata de una hermosa construcción de finales del siglo XIX o tal vez primeros del XX que parece simbolizar un castillo, una ciudadela de la exlotación capitalista dentro de esta ciudad obrera de gran tradicón de lucha. Sladky rememora algunas de estas tradiciones en su intervención que hacen realidad el slogan de la ciudad “Orgullo y Tradición” pero desde una óptica de clase bien diferente de los que promueven hoy ese lema: “St. Louis protagonizó una insurrección obrera en 1877 y se llegó a constituir incluso una Comuna. Es una de las ciudades de los Estados Unidos con mayor porcentaje de organización sindical, un 22%, frente a un promedio que se encuentra en el 9%. Todas nuestras conquistas y organización que hemos alcanzado en St. Louis y en américa estàn hoy amenazadas por las corporaciones”.

Sladky denuncia como durante la lucha de los teamsters y distribuidores de la Budweiser los dirigentes sindicales de la AFL-CIO en lugar de organizar el apoyo a la lucha contra este gran empresario dijeron a los propietarios del hotel en el que se celebraba una reunión de la central sindical estadounidnse que no sirviesen ceveza Bud.

Varios trabajadores más que intervinieron denunciaron los malos tratos, provocaciones y ataques de los emprsarios así como el hecho de que las leyes reaccionarias introducidas con al excusa de los atentados del 11 de septiembre, la “Patriot Act”, están siendo utilizadas contra las luchas y organización de los trabajadores: prohibición de derecho a huelga para trabajadores del sector público o graves limitaciones al mismo en toda una serie de sectores considerados estratégicos. Esta legislación se une a las leyes reaccionarias Taft-Harley (nombre de los legisladores que las promulgaron) que ya vulneraban d eforma importante los derechos obreros. Tim Kaminski explica como en la Chrysler, a pesar de que mas del 63% de los 3.000 trabajadores de la empresa han votado a favor de la huelga esta no pudo realizarse porque la legislación exige un 66% de aprobación. Los trabajadores recurren cada vez más a fomas de resistencia como la “huelga a regla” o paro morrocoy, como diríamos en Venezuela, que consiste en hacer cada tarea, hasta la má insignificante, como ordena el regalemento y las leyes lo que retarda el proceso productivo.

Una intervención muy emotiva fue la de las trabajadoras en huelga desde hace más de 7 meses de una fábrica de pianos Vincent Bach/Steinway Piano en Elkhart (Indiana). Tras ellas tambièn intervino Rob Wilson, organizador sindical de la UAW en la Caterpillar en Peoria (Illinois), quien llamó a todos los presentes a unirse y organizarse lo mejor posible para garnatizar la difusión de estas ideas y la coordinación de las luchas dentro del movimiento obrero estadounidense.

Solidaridad con la revolución venezolana y con los trabajadores de las empresas recuperadas

Por la tarde se celebró un acto en el que Miguel Campos, militante internacionalista que lleva varios años viviendo en Venezuela y es activista y miembro del equipo de formación del Frente de Trabajadores Revolucionarios de las Empresas en Cogestión y Ocupadas (FRETECO) explicó el proceso de toma de fábricas y expropiaciones en Venezuela. Miguel explicó los antecedentes históricos de la revolución venezolana y denunció las distintas maniobras del imperialismo para intntar acabar con esta. Destacó como pocos años antes del inicio de este procso revolucionario la situación en Venezuela tenía algunas similitudes con la que hoy viven los trabajadores estadounidnses. Una acumulación silenciosa y prolongada de amargura, frustración y malestar que buscaba un cauce para expresarse pero no lo encontraba. Dos partidos controlados por la clase dominante alternándos ene el poder y engañando sistemátiamente al pueblo. Corrupción, reacción, etc. Una central sindical cuyos dirigentes estaban totalmente controlados por la burguesía y absolutamente alejados d elas peocupaciones, intereses y condiciones de vida de la clase obrera.

Miguel destacó la importancia de que la vanguardia revolucionaria y los sectores de izquierda que empiezan a desarrollarse en los sindicatos puedan organizarse antes de que el conjunto de la clase obrera entre en lucha de manera generalizada. “Una de las cosas que ha impedido hasta ahora que la revolución haya ido más lejos y haya expropiado a los capitalistas para empezar a construir el socialismo es precisamente la ausencia de una organización obrera que unifique a los activistas y luchadores obreros más combativos entorno a un mismo programa”. Miguel Campos terminó su intervención destacando la importancia de que el presidente Chávez sea reelegido el próximo 3 de diciembre y lo sea con el mayor apoyo posible y llamó a todos los presentes a explicar qué ocurre realmente en Venezuela y defender ese voto contra la más que probable nueva campaña desestabilizadora del imperailismo y la contrarrevolución capitalista. Según él, “la revolución venezolana para vencer debe acometer dos tareas pendientes: la expropiación de los medios de producción, la banca, los grandes monopolios nacionales y multinacionales y los latifundios y la sustitución del viejo aparato del estado por un genuino estado obrero, revolucionario, basado en la elegibilidad y revocabilidad de todos los cargos por asambleas de trabajadores. Si la revolución no aborda estas tareas la actual correlación de fuerzas, muy favorable, podrñía cambiar, si ,lo hace abrirá una nueva página de esperanza en la historia de toda la humanidad”

Todos los presentes mostraron su simpatía a la revolución venezolana. Entre las intervenciones que quisieron mostrar su apoyo destacó la de Zaki Baruti, líder de la numerosa comunidad afro-americana de St. Louis, quien saludó la intervención de Miguel, destacó el trabajo de los camaradas de la WIL (Workers International League), sección estounidense de la Corriente marxista Internacional, en el dearrollo de “Hands Off Venezuela” en Misoouri e Illinois y agradecíó en nombre del movimiento que preside “Organización Universal de los Pueblos Africanos” (UAPO) y de la comunidad afroamericana de la ciudad el apoyo y sensibilidad que el presidente Chávez siempre ha mostrado hacia los problemas de los afroamericanos en EE.UU y en todo el mundo y destacó medidas como las Misiones, el reparto de gas y gasolina a bajo precio por parte de CITGO a la gente pobre de los Estados Unidos, etc. Zaki llamó a luchar por apoyar esta revolución y eclamó una revolución tambièn en los EE.UU y en todo el mundo. Otras intervenciones destacables durante el resto del debate fueron la de varios camaradas de la organización de origen anarcosindicalista Industrial Workers of the World (IWW) (Obreros Industriales del mundo), quienes además ayudaron con un donativo a financiar la lucha en apoyo a la revolución venezolana. Los wobblies fueron un aorganización muy importante y combativa del proletariado estadounidense durante las primeras décadas del siglo XX. Tambièn fue muy destacada la particpación de un nutrido grupo de jóvenes trabajadores de la zona de la zona militantes de la WIL (Workers International League), seccion de la CMI en Estados Unidos, quienes además de vender libros y prensa marxista jugaron un papel importante ne la organización del encuentro repartiendo un volante apoyando el mismo en las principales fábricas.

Encuentro panamericano en diciembre en Brasil y conclusiones

Miguel Campos en nombre del FRETECO presentó a todos los asistentes el encuentro Panamericano de Trabajadores en defensa de nuestros derechos, del empleo, los salarios y el parque fabril que tendrá lugar los próximos 8, 9 y 10 de diciembre y les invitó a participar en el mismo y a difundir en el movimuiento obrero estadounidense esta convocatoria. El encuentro ha sido convocado inicialmente por las fabricas ocupadas de Brasil (Cipla, Interfibra, Flasko), el Movimiento Nacional de Empresas recuperadas (MNER) de Argentina, el MST de Brasil, la central sindical uruguaya PIT-CNT y el FRETECO venezolano y su oragnización está sumando nuevos apoyos y participantes.

Tras el evento se proyectaron varios videos sobre distintas luchas nacionales e internacionales. El más emotivo fue uno sobre la Madre Jones, simbolo del movimiento obrero estadounidense y en particular d las comunidades mineras del carbón. Esta mujer que inició su actividad polìtica a los 60 años, fue encarcelada a los 80 años por organizar huelgas y murió en 1930 a los 100 años de edad todavía permanece viva en la memoria de las comunidades mineras de Illinois, donde anualmente se sigue celebrando un festival en su memoria. Como dijo esta luchadora estadounidense de origen irlandés: “Yo vivo donde haya una lucha obrera contra la injusticia. El movimiento obrero es mi familia”.

Esta reunión sindical en St. Louis finalizó con la aprobación de las siguientes acuerdos:
-Realizar una campaña nacional de apoyo y difusión de las luchas de Good Year y de la fabrica de pianos Steinway en Elkhart (Indiana)
-Realizar Asambleas locales regulares de estos sectores críticos con las dirigencias sindicales
-Desarrollar una red de información alternativa y disfusión de las luchas obreras
-Intervenir durante la negociación del contrato de los trabajadores de la industria automovilística (UAW) en Detroit
-Apoyar la reunion que está organizando el movimiento obrero estadoinidense contra la guerra (US Labor Anti-War, USLAW) en Ohio
-Preparar desde ya la príoxima intervención del 1º de Mayo
-Oposición a la construcción del muro contra la inmigración en la frontera entre Estados Unidos Y México
-Apoyo a los trabajadores de empresas rcuperadas, ocupadas y en lucha en América Latina y en particular en Venezuela, apoyo al encuentro panamericano en Joinville y difusión del mismo dentro sdel movimiento obrero estadounidense
-Apoyo a la APPO, al SNTE 22 y en general al pueblo revolucionario de Oaxaca

Este Encuentro ha sido una buena muestra de las amenazas y ataques que enfrenta el proletariado estadounidense pero tambièn de sus enormes tradiciones de lucha y su fuerza y capacidad. Como decía Tim Kaminski: “Yo no soy ciudadano de los Estados Unidos, eso es lo que pone mi pasaporte pero sobre todo soy ciudadano de la clase obrera mundial. La clase obrera es un ejército internacional y sólo si luchamos todos unidos, como soldados de ese ejército revolucionario mundial, podremos triunfar”.