El día de hoy Ubaldo Oropeza, Adrián Alvarado y Ricardo Che, miembros de La Izquierda Socialista y ex militantes del CLEP, hemos enviado una carta a Rubén Cortés Fernández, director del periódico La Razón, donde nos ha colocado en el papel de manipuladores y dirigentes de la lucha del IPN. Hacemos pública esta carta para clarificar nuestro actuar en contra de las difamaciones de este diario.

arton232287Por segundo día consecutivo su diario nos ha acusado a los abajo firmantes de ser los dirigentes de la lucha del IPN, el ala radical del movimiento ligado, según,  a Andrés Manuel López Obrador que coordinados con compañeros como Paco Ignacio Taibo II, estamos manipulando para que Morena dirija la lucha dentro del IPN.

El movimiento del IPN ha dejado en claro que está siendo llevado adelante por los propios estudiantes, quienes han establecido sus propias estructuras de lucha y decisión como son las Asambleas Generales por escuela y la Asamblea General Politécnica, conformada por 2 representantes por escuela. Estos son los órganos que dirigen el movimiento, no personas externas que supuestamente están manipulado la toma de decisiones.

Aclaramos que los compañeros señalados por su periódico: Adrián Alvarado, Ubaldo Oropeza y Ricardo Che, en nuestra época de estudiantes fuimos miembros activos del Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico (CLEP) y al igual que las generación actual, defendimos en nuestro momento la educación pública, gratuita, democrática y de calidad; al igual de vincularnos siempre a las luchas del pueblo mexicano contra los ataques de los diversos gobiernos de derecha y por alcanzar sus distintas reivindicaciones.

Hoy mismo nos sentimos comprometidos con la lucha de los estudiantes del IPN, de los normalistas de Ayotzinapa y de todo el país y hemos manifestado públicamente nuestro apoyo. 

Como lo dijo el compañero Paco Ignacio Taibo II a su diario: “El Politécnico es una institución de los mexicanos, funciona con mis impuestos y tus impuestos, compadre. En ese sentido, estar detrás, me parece un acto ridículo. Se debe ser solidario con él y obviamente los ex alumnos del politécnico e, incluso, los ex alumnos de la Universidad Pedagógica están en su justísimo derecho de apoyar solidariamente la lucha de los estudiantes del IPN. Nomás faltaba que nos vayan a decir ‘ahora ahí no’”.

Los tres aludidos, además de haber pertenecido al CLEP, somos militantes de la Corriente Marxista Internacional (La Izquierda Socialista) y de Morena, y hemos pugnado por que esta organización se mantenga en una lucha abierta contra el gobierno de Peña, que defienda los intereses de los trabajadores y sectores oprimidos de la sociedad, y hemos alertado sobre el riesgo de la ruta puramente electoral que el partido ha asumido. 

En el caso del compañero Adrián Alvarado, además es trabajador del Instituto Politécnico Nacional. Nosotros al igual que la base de Morena nos seguimos comprometidos con la lucha de los estudiantes del IPN, de Ayotzinapa y de todo el país y hemos manifestado públicamente nuestro apoyo, siendo respetuosos de sus instancias y decisiones.

Tenemos una opinión sobre esta lucha y las demás que acontecen por los jóvenes y trabajadores de México y el mundo que puede leerse en nuestra página web (www.laizquierdasocialista.org). 

Las fotos que ustedes han publicado muestra nuestro espíritu internacionalista, por ejemplo en la edición de hoy (14 de octubre) mostramos nuestra solidaridad con la organización comunista ucraniana Borotba y contra la lucha antifascista de ese país, en la cual han querido machacar y callar a todo  aquel que luche por una sociedad democrática e igualitaria. Su línea editorial, sin duda, es extremadamente parecida a la de la ultraderecha ucraniana.

Compañeros que han sido señalados por su diario como Daniel Antonio de ESIA o Pedro Cruz de UPIICSA, además de ser miembros del CLEP y participar activa, destacada y honestamente en esta lucha y de haber peleado por el derecho a los hijos de trabajadores a recibir una educación (por ejemplo en el Movimiento de Estudiantes No Aceptados) y defender los intereses de los trabajadores y sus hijos, son militantes de La Izquierda Socialista, los apoyamos y respaldamos.

Digamos las cosas claras. Ustedes basándose en verdades a medias, en amarillismo sensacionalista, en distorsiones y mentiras abiertas, están tratando de influir y dividir al movimiento en el IPN, quieren meter su ideología de derechas a esta disputa, pero también sabemos que los estudiantes en lucha son conscientes y no caerán en sus trampas. Por el contrario, su diario está cada día ganando más desprestigio dentro del estudiantado consciente que está luchando por su futuro digno. Incluso han insinuado que si la huelga estudiantil del IPN se prolonga, es correcto reprimirla como ocurrió con la UNAM en el año 2000, donde más de mil estudiantes fueron a las cárceles y tutelares.

Lo escandaloso de las acusaciones sobre nuestras personas son ridículas: militar en un partido de izquierda, tener una ideología contrapuesta a la dominante, reivindicar la lucha por el socialismo, asumirse como marxista, y mantener un activismo en contra de los ataques que este gobierno , y los antecesores, han lanzado contra nuestros hermanos estudiantes, trabajadores, mujeres y campesinos. Esto es una campaña de linchamiento contra la militancia activa por una sociedad más justa y por pensar diferente, una autentica caza de brujas al estilo fascista.

Exigimos que cese su campaña de distorsiones que intenta manipular e influir en la lucha del IPN y en la opinión pública, poniendo una cortina de humo sobre lo que en realidad ocurre en la lucha de los estudiantes politécnicos y en caso de que su campaña de calumnias y difamaciones prosiga, los retamos a debatir públicamente, frente a los estudiantes, una por una, las mentiras que han difundido en contra de nosotros. Reiteramos nuestro compromiso y apoyo respetuoso a los estudiantes de la Asamblea General Politécnica y a nuestros compañeros del CLEP que intentan ser difamados por su diario.

Hacemos responsable tanto a su periódico, como a la Secretaría de Gobernación, de cualquier ataque  a la integridad física de los miembros del CLEP como de La Izquierda Socialista y de cualquier intento de arrebatar el espacio estudiantil que  mantienen estudiantes del IPN en los edificios de la ESIME Zacatenco, que desde el movimiento estudiantil de 1968 se ha mantenido y generaciones completas de estudiantes han defendido.